No me interesa Internet

Casos para sorprenderse y reflexionar

No me interesa Internet

No me interesa Internet.
No nos interesa vender por Internet.
No nos hace falta en nuestro negocio.

Estas y otras frases similares las he oído en innumerables ocasiones a lo largo de mi vida profesional. Y personal también.

Me resulta sorprendente la falta de perspectiva y de imaginación que pueden llegar a tener a estas alturas, muchas personas a la hora de relacionarse con la tecnología en su vida profesional. El asunto resulta más llamativo si cabe cuando se trata de directivos y responsables de empresas, ya que su forma de entender y utilizar los recursos tecnológicos puede limitar e incluso poner en peligro el adecuado funcionamiento de su negocio.

Voy a poner algunos ejemplos que me resultan especialmente dignos de mención:

Mercadona es una empresa española de distribución sobradamente conocida. El año pasado obtuvo unos beneficios de nada menos que 500 millones de Euros y siguen abriendo centros por todo el país. Sin embargo Juan Roig, su director general, parece desdeñar por completo Internet, y la página web de la conocida marca parece sacada directamente de principios de los 90.

Es evidente que “no les interesa vender por Internet”. Mientras la competencia, como es el caso de Carrefour, con sus problemas y aciertos, se esmera por ofrecer y mejorar la compra online a sus clientes.

Pero la cosa no acaba ahí. Si, como es el caso de Mercadona, está entre tus planes la internacionalización de tu negocio, debes cuidar la imagen de tu marca en mercados en los que todavía no eres conocido. Tienes que facilitar información, que establecer un diálogo con tus clientes. Y hoy por hoy, todo esto se crea, se alimenta y se gestiona en Internet.

Esta posición contraria a integrar la utilización de Internet en nuestro ámbito laboral no afecta sólo a grandes empresas. Los pequeños negocios, muchas veces por falta de imaginación y en otras por desconocimiento, no están sacando todo el provecho que podrían obtener de una herramienta tan potente como esta.

Así el peluquero o el mecánico de barrio, podría twittear ofertas interesantes para unos clientes que de otro modo no se enterarían. Escribir consejos en su blog explicando la idoneidad de un determinado producto o servicio, gestionar las citas para que no se amontonen los clientes ni le queden huecos libres…

Incluso los médicos, podrían alertar de campañas de vacunación, de epidemias y consejos para protegerse de ellas, de nuevos estudios científicos de interés para determinados pacientes, consejos de prevención y cuidado… las posibilidades son casi infinitas y muchos profesionales aun las ignoran o incluso ridiculizan:

No quiero volverme tonto como todas esas personas consultando su móvil constantemente.

Y es que, aunque es obvio que el abuso es siempre malo, imagino que aquellos primeros lectores, pasando horas y horas leyendo libros de papel, debieron suscitar comentarios similares en sus coetáneos.

Y tu, ¿conoces algún caso llamativo que haga bandera del “No me interesa internet”?

Categorías

Sobre mi:

Socio cofundador de SinLios.com. Biólogo, profesor, programador, blogger y apasionado de la ciencia, la tecnología y el ejercicio físico. Escéptico y humanista, me encanta la fotografía, disfruto la música medieval y soy feliz en la naturaleza. :: Perfil en Puro Marketing :: Perfil en LinkedIn :: YouTube Vídeo

0 Comments
0 Pings & Trackbacks

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: