Cómo hacer fotografías en 3D

Como hacer fotografias en 3d

Algo que me ha fascinado siempre es la posibilidad de ver imágenes en tres dimensiones a partir de imágenes bidimensionales normales y corrientes, y cómo hacer fotografías en 3D yo mismo.

El truco que nos permite  tener una visión espacial y una sensación de profundidad, está en nuestros dos ojos. Y es que, gracias a que son dos, que miran en la misma dirección y que ambos están separados unos pocos centímetros, podemos tener una perspectiva de lo que vemos ligeramente diferente para cada uno de ellos.

Esas dos imágenes ligeramente diferentes, son unidas por nuestro cerebro quien, de manera completamente automatizada, realiza auténticas operaciones de trigonometría para que tengamos una idea exacta de la distancia a la que se encuentra cada objeto frente a nosotros.

estereoscopia

 

Lo divertido es que podemos utilizar esta habilidad innata de nuestro cerebro para obtener esa misma sensación de profundidad a partir de dos imágenes o fotografías comunes. Éstas deben ser ligeramente diferentes, de modo que cada una de ellas, al igual que sucede cuando miramos con nuestros propios ojos, muestre una perspectiva un poco más a la izquierda y un poco más a la derecha respectivamente, del mismo objeto o paisaje. Lo importante es que luego, al mirarlas, cada ojo pueda ver únicamente una de ellas colocada exactamente en el mismo lugar que para el otro ojo. Esta es la parte de la estereoscopía, que es como se llama a este arte de crear imágenes tridimensionales a partir de imágenes en dos dimensiones, más complicada de conseguir.

Pero empecemos por el principio. Lo primero es tomar esas dos fotografías de manera adecuada. En principio podemos conseguirlo con cualquier cámara de fotos. Basta con tomar una fotografía, mover la cámara horizontalmente unos centímetros a la derecha, y realizar otra fotografía. Eso sí, siguiendo este método, es muy importante que lo que fotografiemos está completamente inmóvil pues de lo contrario, aquello que se mueve nos aparecerá borroso e incluso podrá provocarnos mareo ya que para nuestro cerebro, una vez contemplemos las dos imágenes al unísono, ese objeto parecerá estar en dos lugares al mismo tiempo, arruinando el efecto 3D que pretendemos conseguir.

Otro aspecto importante es que, al mover la cámara de posición para tomar la segunda fotografía, debemos tener especial cuidado en que sea un movimiento horizontal. Si desplazamos la cámara arriba o abajo respecto a la primera fotografía, tendremos un error de paralaje (como si tuviéramos un ojo más alto que otro) y nuestro cerebro tampoco será capaz de crear el efecto de profundidad que buscamos a partir de esas imágenes.

Pero, ¿cuántos centímetros debo mover la cámara para tomar la segunda imagen?. Pues aquí viene otro aspecto divertido de la fotografía estereoscópica. En principio deberíamos separar ambas tomas una distancia similar a la de nuestros propios ojos, pues así conseguiremos el efecto más natural posible. Pero a veces lo interesante no es conseguir un efecto natural, puesto que, debido al tamaño de nuestras propias cabezas hay cosas que no podemos ver en tres dimensiones en la vida real.

Por ejemplo objetos muy grandes, como las montañas, al tener un tamaño tan grande en relación a nosotros, no podemos percibirlas en profundidad, puesto que la separación entre nuestros ojos sencillamente, no es suficiente. Con la cámara de fotos no tenemos esta limitación, podemos separar ambas tomas lo suficiente, como si tuviéramos una cabeza enorme, al igual que si fuéramos gigantes… y nuestro cerebro lo interpretará como si las montañas y todo el paisaje, fuera una especie de maqueta de tamaño reducido pero con una gran sensación de profundidad. Si quieres jugar con este efecto, intenta que no haya objetos muy próximos a la cámara como árboles o piedras, o la distancia entre ambas fotos será demasiado grande para percibirlos como un solo objeto: mareo al canto.

Algo parecido sucede con las cosas demasiado pequeñas, como las flores. De forma natural, para verlas, necesitamos acercarnos mucho a ellas. Tanto que, o bien se nos desenfocan, o bien nos obliga a cruzar la mirada y ponernos vizcos para verlas correctamente. En este caso, al tomar nuestro par de fotografías en modo macro (enfoque muy cercano), conviene que apenas movamos la cámara de posición. El resultado será una imagen 3D con el aspecto de ser mucho más grande que el original.

Existen cámaras de fotos especialmente diseñadas para tomar estos pares de fotografías estereoscópicas. Para ello cuentan con dos objetivos en lugar de uno con la ventaja de que éstas si nos permitirán fotografiar objetos en movimiento e incluso películas en tres dimensiones, pero no podremos jugar con la distancia entre ambos objetivos.

Imaginemos que ya tenemos nuestros pares de fotografías preparadas para ser vistas en 3D. Aquí es donde viene lo más complicado. Hay que tener en cuenta que tenemos que conseguir que cada ojo vea una de las fotografías al mismo tiempo y “creyendo” que están viendo a misma. De nada sirve poner una al lado de otra, porque, aunque existen técnicas para mirar “en paralelo”, lo normal es que sólo podamos mirar una o la otra de forma alternativa.

Desde prácticamente los anales de la fotografía, se ha intentado resolver este problema diseñando diferentes modelos de estereoscopios: aparatos más o menos sofisticados que permiten formarse una imagen tridimensional a partir de dos dispositivas o fotografías. De todos los que he probado, quizá los más interesantes sean los estereoscopios de mesa. Pones las dos fotos sobre la mesa, el estereoscopio encima, miras por el visor, ajustas posición de las fotografías y un juego de espejos crean la magia. Los que venden suelen tener un precio elevado para su simplicidad pero es muy fácil hacer tu propio estereoscopio si tienes un poco de maña y paciencia. ¡Y divertido!.

Estereoscopio de mesa

También se han utilizado los denominados anaglifos, que alterando ligeramente el color de cada imagen, superponiéndolas y utilizando unas gafas especiales con un filtro de color diferente para cada ojo, permitían obtener de nuevo la ansiada sensación de tridimensionalidad.

gafas anaglifo

Pero hoy día contamos con tecnologías mucho más sofisticadas. Si tienes la suerte de contar en tu casa un televisor 3D puedes utilizarlo para ver tus propias fotografías. Creo que una de las mayores pegas que tienen estos televisores es la dificultad de encontrar contenidos en 3D que ver en ellos, pero ¿existe contenido mejor que los hechos por ti mismo?. Es mucho más fácil de lo que parece.

La mayoría de estos televisores vienen preparados para ver diferentes formatos de imágenes. Voy a hablar aquí de los dos formatos más habituales. El primero y más sencillo es el deniminado Side by Side (SBS) que consiste simplemente en colocar una imagen junto a la otra en una imagen final de doble anchura que las originales. Es posible hacerlo con cualquier editor de imágenes, y no tendrás más que guardar el resultado en formato JPG y facilitárselo al televisor mediante una memoria USB o similar. Eso si, tendrás que navegar un poco en el menú de opciones 3D de tu televisor para decirle que muestre un imagen 3D del tipo SBS. Si utilizas esta técnica ¡no olvides que imagen debe estar a la derecha y cual a la izquierda!, o tendrás de nuevo mareo asegurado.

La otra opción que voy a comentar aquí, es utilizar un formato especial de imagen pensado especialmente para lo fotografía digital 3D. El formato se denomina MPO (Multi Picture Object File) y no es más que una derivación del conocido JPG pero que permite guardar simultáneamente dos o más fotografías que luego el televisor mostrará mediante su sistema de estereoscopía.

Pero, ¿como generar un archivo MPO a partir de dos fotografías JPG digitales?. Existen varios programas, algunos de ellos gratuitos, que permiten de forma fácil y rápida obtenerlos. Yo utilizo Stereo Photo Maker, que puedes descargar aquí. Es muy sencillo de utilizar y aquí tienes un completo manual en español. Además permite generar otros formatos 3D, incluyendo los ya mencionados anaglifos e imágenes Side by Side.

¿Te animas?. Si como yo disfrutas de este tipo de fotografía y te apetece compartir tu punto de vista en los comentarios, estaremos encantados de leerte.

 

Categorías

Autor:

Socio cofundador de SinLios.com. Biólogo, profesor, programador, blogger y apasionado de la ciencia, la tecnología y el ejercicio físico. Escéptico y humanista, me encanta la fotografía, disfruto la música medieval y soy feliz en la naturaleza. :: Perfil en Puro Marketing :: Perfil en LinkedIn :: Perfil en Alimenta tu Bienestar :: YouTube Vídeo

5 Comments
  1. Luis me apareció un error en win7 32 bits.
    No encuentra DLL (libiomp5md.dll)
    la encontré en TopDLL.com
    la puse en el mismo directorio
    y funciona.
    Parece que algunos programas (players)
    al ser desinstalados se llevan mas de lo que ponen.
    Nada tiene que ver con el programa ok
    Gracias

  2. Antonio Noé Andrada

    Hola, dejaré ahora un comentario medio a las apuradas ya que es bastante de madrugada, luego, con tiempo escribiré con más tiempo e incluso me registraré en tu blog, el cual me ha parecido muy interesante. Por ahora solo una cosa, quise bajar el Manual de “Stereo Photo Maker” pero veo que toda la página está “linkeada” al estereoscopio. Si pudieras arreglarlo, me gustaría tener el Manual. Muchas Gracias. Antonio Noé Andrada, Córdoba, Argentina.-

    • ¡Muchas gracias Antonio!
      Efectivamente había un error en el código de este artículo que impedía acceder correctamente a los enlaces que contiene.
      Gracias a ti, ya está solucionado.
      Un saludo desde España y espero que nos sigamos viendo por aquí. :-)

One Ping
  1. […] Continuar leyendo: Cómo hacer fotografías en 3D […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: