Internet, la gran disrupción

[frame][/frame]

Tendemos a pensar en el futuro como una extrapolación del presente. Imaginamos los avances como una especie de lo que hay ahora pero “más”. Móviles más potentes, con mayor conectividad, mejores pantallas…

Sin embargo el desarrollo tecnológico funciona así sólamente durante determinados periodos. De cuando en cuando surge una disrupción, algo completamentemente nuevo que hace que automáticamente todo lo anterior, en un ámbito determinado, se vuelva obsoleto. Inútil.

La historia de la humanidad está plagada de estas disrupciones: Comenzando con la aparición de la agricultura que hizo innecesaria la recolección, así como el pastoreo lo hizo con la caza. Entre ambos dieron como resultado un cambio radical en el estilo de vida de la humanidad entera que pasó de nómada a sedentaria, haciendo posible la aparición de las ciudades y todo lo que ello conlleva (especialización del trabajo, estratos sociales, acumulación de riquezas, cultura…). Por supuesto esto no sucede de la noche a la mañana, puesto que siempre existe una resistencia al cambio y un necesario periodo de adaptación. Pero una vez inventada la tecnología disruptiva, no hay vuelta atrás. Porque nada se puede “desinventar”.

La imprenta, los vehículos a motor, las armas de fuego, la electricidad, los ordenadores… son sólo unos pocos ejemplos de los miles que ha habido. Algunos pueden pasar más o menos desapercibidos, porque afectan tan solo a una industria determinada, pero a veces, las menos, afectan a la humanidad en su conjunto.

[message type=”success”]Internet es sin duda, una de las mayores disrupciones históricas a escala global.[/message]

Las implicaciones a todos los niveles que el uso masivo de Internet provoca, apenas se empiezan a dejar sentir, pero los cambios que como sociedad estamos viviendo, están seguramente al mismo nivel que aquellas a que hicieron frente nuestros antepasados nómadas cuando empezaron a darse cuenta de que cambiar de emplazamiento constantemente carecía ya de sentido.

Siempre, ante la aparición de una tecnología disruptiva, existen colectivos seriamente perjudicados: Cuando aparecieron los vehículos a motor, por ejemplo, el anterior medio de transporte más común, la tracción animal representada por caballos, bueyes, burros, etc. fué sustituido de manera paulatina pero constante. Con ello, criadores, domadores, empresas de forraje, de artículos para la monta y un sinfin de actividades económicas estrechamente relacionadas se vieron avocadas a la desaparición.

Por supuesto, se crean también nuevas oportunidades, pero los actores casi siempre cambian. Porque no se puede sacar provecho de lo nuevo con una mera adaptación de una forma de pensar antigua, y esto requiere a menudo de personas nuevas, no contaminadas por una visión caduca de los problemas y sus soluciones.

Así es como hoy día, determinados lobbies, muchos políticos y multitud de sectores de la sociedad y la industria presionan para evitar, o al menos ralentizar, el cambio inevitable en que estamos inmersos. Cada cual desde la defensa de sus propios intereses o ámbito de poder.

Y es que Internet y todo lo que ello implica (cada vez mayor y mejor comunicación y organización entre las personas, nuevos tipos de dispositivos y sensores capaces de captar y compartir información, difusión de contenidos culturales, tecnológicos, industriales y científicos, facilidad para las trasacciones comerciales…) no afecta sólo a unas pocas industrias. El cambio es de tal calibre que obliga a repensar prácticamente toda la organización social y económica.

Así es como viene a mi memoria la frase de Richard Buckminster Fuller que encabeza el post:

[message type=”success”]

Nunca cambiarás las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto el actual.

[/message]

Y tu, ¿qué opinas?. ¿Es realmente Internet, la gran disrupción?. ¿Cómo crees que nos afecta y afectará en el futuro?. Te invito a escribir tus pensamientos al respecto en el hilo de comentarios y, si te parece interesante, a compartir el post en las redes sociales. ¡Gracias!

3 Comentarios

  • malimarialicia

    Para mi es “la disrupción”, con una evolución que va a la velocidad de la luz, apasionante y agobiante al mismo tiempo! Pero para mi imprescindible para vivir

  • Maria Hortelano

    “Todo fluye nada permanece lo único constante es el cambio”

    Aparquemos viejos asombros sobre la resistencia, la profundidad o la velocidad del cambio, pues todo él es constante, desde Heraclito hasta Jobs… desde Parménides hasta Snowden.
    Nosotros somos los que asumimos el cambio, cambian las cosas, cambian los procesos. ¿Estamos nosotros también, dispuestos a cambiar?
    Felicidades Luis por el post, como te he dicho… perfecto.

  • Carlos Gil

    Comparto plenamente tu planteamiento. Muy iluminador para mi… De hecho has provocado un plácido eureka que me impulsa a un nuevo nivel de entendimiento para la solución de un desafío en medio del cual estoy actualmente.
    Muchas gracias!

    Sujeto a las políticas del sitio con respecto a enlaces (lo dejo a vuestro criterio), comparto al respecto en un tweet que recién publico en https://twitter.com/CarlosGil/status/944743335624953857

    Fraterno saludo desde Ciudad de Panamá.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: