Las nuevas tecnologías en la educación


La formación y la tecnología son mis dos principales actividades profesionales, y a su vez mis dos grandes pasiones intelectuales.

Sorprendentemente la relación entre ambas ha sido tradicionalmente bastante dificil. En general los intentos de llevar al aula los avances en el ámbito tecnológico han dejado en general, hasta ahora, un sabor agridulce.

En mi opinión, la causa principal ha estado en un enfoque reiteradamente equivocado, donde se han tratado de adaptar los medios tecnológicos al modo en que tradicionalmente se han desarrollado las clases en el aula. Así, han surgido inventos como la pizarra electrónica, caros, de usuabilidad discutible y con una aplicación práctica bastante limitada. Inventos que suponen un aprendizaje y adaptación importantes por parte tanto del profesorado como de los alumnos para sacarles provecho. Que suponen una dependencia del fabricante para su mantenimiento y del limitado software disponible para su utilización efectiva.

Por otra parte, la ya habitual aula de informática, con sus problemas por todos conocidos de falta de mantenimiento, seguridad, rápida obsolescencia y mal funcionamiento, han terminado por agotar la paciencia de buena parte de los formadores.

Mientras tanto, los dispositivos móviles se han ido extendiendo en su utilización de manera masiva: los smartphones y las tabletas son herramientas cotidianas en manos de cualquier alumno, familiares incluso en edades tempranas que sin embargo son vistos por el profesorado como una distracción o como un entretenimiento esteril. Un incómodo enemigo fuera de su control.

Y la tendencia irá en aumento. Todos los datos indican que la penetración de los dispositivos móviles seguirá creciendo. Con precios cada vez más asequibles, aparatos más potentes y versátiles, al tiempo que la imprescindible conexión a Internet se hace más ubicua y de mejor calidad.

¿Libros si, móviles no?

Obviar esta situación resulta absurdo. Tenemos una de las herramientas para la formación más potentes y versátiles a nuestro alcance y nos empeñamos en desdeñarla.
Y lo hacemos porque supone una tremenda incomodidad. Hay que repensar completamente el desarrollo de las clases en el aula, incluso el sentido de la misma.

Desde siempre, el profesor ha asumido un rol de trasmisor de la información. Con mayor o menor acierto, ha explicado conceptos, desarrollado contenidos y evaluado conocimientos.
Pero la información está hoy en el aire, literalmente. Podemos acceder a cualquier dato de manera casi instantánea. Y esta facilidad va a seguir creciendo.

Los exámenes en los que no se permite acceder a libros, apuntes o una conexión a Internet, son simple y llanamente absurdos en el siglo XXI. Porque Internet es ya, nos guste o no, una extensión de nuestra propia memoria. Mientras no asumamos esto y las enormes implicaciones que tiene en el proceso de formación, no llegaremos a ninguna parte.

[message type=”success”]

Por primera vez en la historia, estamos preparando a los jóvenes para un futuro que no podemos describir

[/message]

¿Cuál es entonces el papel del profesor en el aula?

No me cabe duda de que el papel del profesor sigue siendo imprescindible. Como demuestran los cada vez más populares MOOCs, el aprendizaje individual y aislado, mediante el simple acceso a materiales de formación, resulta extremadamente arduo para la mayoría de participantes y el índice de abandono es enorme.
Somos seres sociales. Necesitamos comunicarnos con otros y nuestra manera natural de aprender está muy ligada al papel que desempeñamos dentro de un grupo.

Desde mi punto de vista el nuevo papel del profesor implica:

[dropcap type=”square”]1[/dropcap] Utilizar menos tiempo para trasmitir información y más en ayudar a localizarla, relacionarla, comprenderla y aplicarla.
[dropcap type=”square”]2[/dropcap] Crear y compartir sus propios contenidos. ¿Puede hoy un profesor permitirse no tener un blog o no tener presencia en redes sociales?
[dropcap type=”square”]3[/dropcap] Motivar. Quizá lo más importante que puede hacer por cualquier alumno. Esto implica despertar la curiosidad, pero también y muy especialmente fomentar la autoestima. Jamás me cansaré de incidir en la importancia que tiene para el aprendizaje.
[dropcap type=”square”]4[/dropcap] Fomentar la participación y la implicación. La comunicación es ahora multidireccional. Un hastag en Twitter, un Wiki-trabajo, la creación de contenidos audiovisuales, comentar en un blog… las posibilidades son enormes para implicar a los alumnos. No tiene sentido proponer tareas que se resuelven cortando y pegando. Los alumnos ahora se convierten también a ratos en profesores de sus compañeros e incluso, ¿por qué no?, del mismo profesor.

[message type=”success”]

El uso adecuado de las herramientas tecnológicas es clave en la formación y el posterior desarrollo profesional

[/message]

Y todo esto, ¿cómo se hace?

Todos los que estamos involucrados en el mundo de la formación estamos explorando, proponiendo y aprendiendo nuevas formas de hacer las cosas.
La imaginación es ahora nuestra mejor aliada y no hay que tener miedo a romper los esquemas clásicos de la tarea docente.
Las herramientas a nuestra disposición son muchas: blogs, apps, aulas virtuales, redes sociales, wikis, vídeos, encuestas, test, foros, chats… Debemos utilizarlos con inteligencia y en su proporción correcta para tener un Blended Learning donde las clases presenciales y las herramientas tecnológicas se apoyen y refuercen.
Es seguro que en nuestra trayectoria nos equivocaremos, que tendremos experiencias malas e incluso desastrosas, pero estoy convencido de que no hay otro camino. El futuro lo inventamos día a día,
sin miedos, sin prejuicios y dispuestos a explorar y compartir. Esta es la única manera de llevar la formación, la educación, a donde hoy le corresponde. Las nuevas tecnologías en la educación son una necesidad y una responsabilidad que no debemos eludir.

Y tu, ¿qué opinas?. Desde el punto de vista del docente o del alumno me encantaría conocer tu opinión, experiencias o propuestas. No seas tímido, tienes los comentarios a tu entera disposición.

4 Comentarios

  • Maria Hortelano - SinLios Soluciones Digitales

    Me alegra mucho que publiques este estupendo artículo sobre enseñanza justo hoy, día de la conmemoración del fallecimiento de Ghandi. Desde entonces se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, reconocido por la UNESCO en 1993.
    Hoy recordamos la necesidad de una educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos y la no violencia. Y desde nuestra visión particular y profesional sobre la implantación de las nuevas tecnologías aplicadas a la formación, también. Muchas gracias por tu aporte.
    Enhorabuena Luis!

    • Luis Hernández

      Debo reconocer que ha sido casualidad :-). No obstante me alegro también, pues conoces mi admiración por Ghandi y su filosofía de enfrentar los problemas mediante la no violencia y la resistencia pacífica.
      Gracias Mary!

  • Nieves

    Totalmente de acuerdo contigo, Luis y con las reflexiones que planteas. Es algo que, desde nuestro lado (el de los padres) también nos preocupa muchísimo la falta de adaptabilidad del sistema educativo a la realidad que vivimos y las consecuencias que eso está teniendo en la formación de nuestros hijos, consiguiendo que los niños tengan problemas para seguir las clases, no porque sean más torpes, inquietos, y un sinfín de adjetivos más … si no porque no estamos hablando en el idioma del mundo en el que viven … Es triste escuchar a niños de 2º ó 3º de primaria decir que se aburren en el cole 🙁 No es fácil, pero las consecuencias de no saber adaptarse y recurrir al famoso: “Cuando yo estaba en el cole éramos 40 y nadie se movía” serán nefastas en el sano desarrollo y la preparación para la vida real y adulta de nuestros hijos. He aprovechado y compartido en el https://www.facebook.com/ampacervantesalcala?ref=hl facebook de la AMPA de nuestro cole, (como cada vez que encuentro reflexiones de este tipo), a ver si pasito a pasito …

    Gracias por tu granito de arena

    • Luis Hernández

      Hola Nieves, gracias a ti por tu comentario y por tus ganas de luchar por una educación mejor. Estoy convencido de que en el futuro nos reiremos de la forma en que ahora se plantean la formación en las aulas y que el cambio generacional hará inevitable que la situación mejore.
      Entre tanto no debemos desistir en nuestro afán por acelerar el proceso.
      Espero que nos sigamos viendo por aquí y en otros foros relacionados con la educación y la tecnología. Me apunto vuestra página de facebook para haceros una visita :-).
      Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: