¿Cómo funciona la WEB?

Hoy día la web es  prácticamente omnipresente en nuestras vidas. Pero, ¿Cómo funciona la web?, ¿qué tecnologías nos permiten acceder a tanta información y comunicarnos casi instantáneamente estemos donde estemos?.

Lo primero que debemos saber es que la web, las páginas web, son sólo una tecnología más de las que funcionan en Internet. Si bien es cierto que muchas han ido cayendo progresivamente en desuso a medida que la popularidad de la web aumentaba. Así muchas de ellas han sido sustituidas y mejoradas por esta. ¿Todavía hay alguien que utilice Gopher, Veronica o Archie?. Aun así, siendo la más conocida, en Internet se hace también un uso muy intensivo de otras tecnologías, como por ejemplo P2P.

Pero volvamos a la web.

Clientes y Servidores

En Internet un cliente es quien solicita la información y un servidor quien la pone a disposición del cliente. Ahora bien, un cliente puede ser un ordenador que pide información a otro, o un programa informático que solicita datos a otro (aunque ambos funcionan en la misma máquina).

Esto quiere decir que muchas veces se utilizan las palabras “cliente” o “servidor” para referirse a computadoras y otras muchas para referirse a aplicaciones. Lo único importante es quien pide y quien da la información.

Así, cuando abrimos una página web, nuestro ordenador es el cliente de otro que alberga esa página, quien a su vez ejecuta un programa (el servidor web) que también es servidor de un programa en nuestra computadora (el cliente) al que llamamos navegador web.

¿Dónde están las webs?

Las páginas web están alojadas (guardadas) en los discos duros de ordenadores distribuidos a lo largo de todo el mundo. Cuando en nuestro navegador escribimos una dirección web, del tipo: “https://www.sinlios.com” activamos toda una serie de mecanismos para localizar el servidor que alberga esa página web en particular, pedirle la información de la página principal, recuperarla y mostrarla en nuestra pantalla.

La Dirección IP

Todo dispositivo conectado a Internet debe tener una dirección IP. Se trata de una especie de carné de identidad que lo identifica de manera unívoca y que, a modo de dirección física, permite encontrarlo entre los miles de millones de dispositivos conectados. Tradicionalemente se compone de cuatro números con valores entre 0 y 254  separados por puntos. Algo así como “173.194.40.120“.

¿Y para qué cuento todo esto?. Pues porque los servidores de páginas web también tienen su dirección IP y ésta, al contrario de las que se utilizan en nuestros dispositivos que suelen cambiar cada vez que nos volvemos a conectar, son fijas.

Es importante que sean fijas porque cada dirección web se corresponde con una IP. Así da exáctamente igual si pones en tu navegador google.es que 173.194.40.120. Ambas direcciones corresponden a la página de Google, pero nosotros utilizamos la primera, simplemente porque nos resulta más fácil de recordar.

Sin embargo, toda dirección web debe ser “traducida” a su correspondiente dirección IP, para que se establezca la comunicación entre el cliente y el servidor. Para ello existen otros servidores especializados llamados DNS servers o servidores de Nombres de Dominio que almacenan tablas de correspondencia y devuelven la IP adecuada a nuestro ordenador cada vez que ponemos una dirección web. Esto lleva cierto tiempo, así que siempre resultará ligeramente más rápido cargar una web a través de su IP que utilizando su nombre de dominio o dirección web.

Protocolos

Seguro que alguna vez te has preguntado que significa ese “http://” que habitualmente se muestra delante de una dirección web. Muchos navegadores han optado por ocultarlo pero en realidad sigue ahí como parte importante de la comunicación que se establece entre nuestro ordenador y el correspondiente servidor de páginas web.

http es el acrónimo de “HyperText Transfer Protocol” o “Protocolo de Transferencia de Hipertexto” en nuestro idioma. ¿Y qué es eso de un protocolo?. Sencillo, no es más que un lenguaje, un “idioma” en que se van a comunicar un cliente y un servidor.

Poniendo http ambos ordenadores saben que la comunicación que van a llevar a cabo tiene como objeto enviar y recibir páginas web y así se aseguran de “hablar el mismo idioma“.

Por supuesto existen muchos otros protocolos, y algunos, al igual que sucede con la jerga especializada en nuestro idioma, se montan unos sobre otros. El protocolo más básico en Internet se denomina TCP/IP y es la base para todos los demás.

Y aun hay más…

Si te ha gustado esta pequeña introducción, no dejes de volver la semana que viene. Seguiré contando, de la manera más sencilla posible, cómo funciona la web, este invento tan versatil y útil que es ya por derecho propio una parte de nuestras vidas.

¿Te queda alguna duda?. ¿Tienes alguna pregunta que te ronde la cabeza?. Si es así o simplemente quieres compartir cualquier pensamiento o incluso saludarnos, tienes a tu disposición como siempre el hilo de comentarios. Nos encanta saber que estais ahí 🙂

2 Comentarios

  • miriamhdez75

    Muy interesante. ¿Y cómo podemos averiguar la dirección IP de una página web en concreto?

    • Luis Hernández

      Muy buena pregunta 🙂
      Lo más sencillo es utilizar los servicios de páginas especializadas en ello. Por ejemplo esta:

      http://www.getip.com/

      No sólo te devolverá tu IP actual, sino la de cualquier pagina web que le indiques, así como la ubicación aproximada del servidor.
      De todos modos conviene tener en cuenta que muchos sitios web comparten una misma IP y un mismo servidor para abaratar costes. Es el propio servidor quien se encarga de mostrar una web u otra en función del nombre de la página web.

      Gracias por el comentario y un abrazo!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: