Tendencias para 2015 en el ámbito tecnológico

De lo que no hay duda es de que el futuro es incierto, pero es posible y hasta recomendable, tratar de anticiparnos a lo que está por venir. Para ello, nada mejor que tratar de localizar las tendencias que ya están en marcha.

Porque al igual que es posible conocer la posición exácta que tendrá un vehículo que se mueve a velocidad constante en una dirección, las tendencias nos indican, o al menos nos dan valiosas pistas, de cómo puede ser el futuro próximo.

Ya el año pasado me arriesgué apostando por algunas de las tendencias para este 2014 y, como creo que no fuí muy desencaminado, voy a atreverme de nuevo a compartir con vosotros algunas de mis apuestas para el 2015 que está al caer.

[dropcap type=”square”]1[/dropcap] Más sectores se verán afectados por la disrupción tecnológica.

La tecnología avanza tan rápidamente que sectores económicos que han permanecido prácticamente inalterables durante años, van a ver tambalearse su manera tradicional de hacer las cosas. Empezando por el sector automovilístico con empresas pujantes como TESLA dispuestas a cambiar completamete el modo en que nos movemos gracias a sus motores eléctricos y sus baterías que ya alcanzan los 600Km de autonomía, pero también negocios tan dispares como la fabricación de relojes, cada vez más relegados por los móviles y smartwatch. La televisión, que se reconvierte a marchas forzadas para poder ofrecer contenidos bajo demanda o incluso el sector de los accesorios por los imparables wearables y las emergentes impresoras 3D.

Obviamente muchos de ellos tratarán de defenderse presionando a las autoridades para que promulguen leyes que defiendan sus modelos de negocio, como sucede en el muy reciente caso de UBER, pero resulta que una vez que algo se ha inventado no puede desinventarse y si resulta más eficiente que lo que había, terminará por imponerse de un modo u otro.

[dropcap type=”square”]2[/dropcap]

 Se extenderá la utilización de los móviles para la realización de pagos.

Hace ya mucho tiempo que las tradicionales tarjetas de crédito están obsoletas pero, aunque ha habido numerosos intentos de sustituirlas, no ha sido hasta la aparición del reciente Apple Pay que ha empezado a hacerse evidente el cambio que se avecina.

Posiblemente este no sea más que un primer paso para lo que podría ser realidad más adelante: que compañías como Apple o Google terminen convirtiéndose en nuestros bancos.

[dropcap type=”square”]3[/dropcap]

 Auge de la formación online.

El eLearning o formación online lleva siendo la eterna promesa desde hace años, pero no es hasta ahora que empiezan a estar disponibles soluciones verdaderamente accesibles, eficientes y atractivas con un coste razonable. Desde los LMS (Learning Management System) con gestión integrada de pagos y adaptados a dispositivos móviles, hasta la posibilidad de alojar videos con seguridad y crear contenidos multimedia e interactivos perfectamente utilizables en cualquier pantalla en un navegador moderno.

La eficiencia y el ahorro de costes supondrán el mayor aliciente para que las empresas inviertan en este tipo de formación.

[dropcap type=”square”]4[/dropcap]

 Aumento de la preocupación por la seguridad y la privacidad online.

Los recientes ataques de hackers a conocidas empresas tecnológicas demuestran que nadie está realmente a salvo si un grupo de personas con los conocimientos y los medios adecuados decide realizar un ciberataque contra una persona, una empresa e incluso un estado.

Nuestra organización como sociedad depende cada vez más del correcto funcionamiento de dispositvos electrónicos de todo tipo que se comunican a través de redes. Redes interconectadas y cuyo diseño y protocolos originales no fueron pensados  con la seguridad y la privacidad como prioridad. Cualquier llamada teléfonica puede ser escuchada, las comunicaciones online interceptadas, o recurrir a técnicas de phishing e ingeniería social para hacerse con el acceso a cualquier dato, por muy protegido que aparente estar. Y si no, que se lo digan a Sony Pictures.

[dropcap type=”square”]5[/dropcap]

 La realidad virtual llegará por fin a los hogares.

Tras la adquisición de Oculus Rift, uno de los más prometedores sistemas de realidad virtual, por parte de Facebook, y con los numeros sistemas alternativos que se anuncian, parece cada vez más claro que esta tecnología, de la que tanto tiempo llevamos oyendo hablar, está alcanzando por fin su madurez.

Las aplicaciones en el campo del ocio son enormes, pero son mayores aun si cabe en el campo de la formación, ya que permitirán simulaciones realistas de todo tipo a un coste muy inferior al actual.

[dropcap type=”square”]6[/dropcap]

 Estaremos conectados aun más tiempo.

La disponibilidad de una conexión a Internet se está convirtiendo en algo tan necesario como el acceso a la electricidad. Muchos negocios hace tiempo que dependen de ello, pero somos cada uno de nosotros individualmente quienes estamos acentuando esta dependencia día a día.

Y no se trata sólo de las famosas aplicaciones de mensajería y redes sociales que nos mantienen en contacto con las personas que nos importan, se trata de una infinidad de datos e información a la que nos estamos acostumbrando a poder acceder de manera inmediata y en cualquier situación.

Desde la ruta más rápida para llegar a cualquier parte, hasta pedir cita en el médico, pasando por comprobar nuestros movimientos bancarios o escuchar nuestra música favorita. Todo esto y mucho más es posible hacerlo desde un móvil conectado.

Pero el futuro se atisba desde el presente. Con un número cada vez más alto de dispositivos capaces de comunicarse a través de internet y aplicaciones como IFTTT, una buena parte de nuestro entorno puede ser ya controlado y programado a través de la conexión de nuestro smartphone.

[dropcap type=”square”]7[/dropcap]

 Incremento de las Apps para empresas

El mercado de apps para el gran público está prácticamente saturado. Hasta tal punto, que la mayoría de las apps disponibles apenas son utilizadas por nadie, concentrándose su utilización en las más populares.

Pero las apps orientadas al sector empresarial tienen aun un recorrido muy grande, ya que las empresas apenas han comenzado su adaptación a un entorno tecnológico dominado por los smartphones y la movilidad. El software que utilizan la mayoría de ellas está basado en ordenadores de sobremesa, Windows principalmente, y utilizar apps móviles puede ser una interesante ventaja competitiva en numerosas circunstancias que a buen seguro muchas empresas sabrán aprovechar.

En este sentido, las apps basadas en HTML5 tendrán una ventaja considerable, al ser universalmente accesibles y no requerir de la aprobación de ninguna tienda de aplicaciones para su distribución.

[dropcap type=”square”]8[/dropcap]

 Producción más barata y eficiente de energía solar.

Esta es una tendencia muy acusada en los últimos años y que constituye toda una esperanza para una eventual transición desde la energía fósil a la energía limpia, renovable y autogenerada. Más aun si continúan los avances en las baterías para el almacenamiento de electricidad.

Lamentablemente, tal y como comentaba en el punto 1, veremos probablemente muchos intentos para retrasar y dificultar su progresión, ya que hay muchos intereses económicos y de poder en juego.

[dropcap type=”square”]9[/dropcap]

 Proliferación de drones e impresoras 3D.

Tanto los drones como las impresoras 3d tienen un sinfín de aplicaciones prácticas y un precio cada vez más asequible. Esto permitirá una mayor utilización creativa de estas tecnologías con fines empresariales, pero también de ocio. Eso si, sobre todo en el caso de los drones, habrá que estar muy atento a la legislación.

[dropcap type=”square”]10[/dropcap]

Mayor participación ciudadana en la toma de decisiones.

Soy consciente de que esta es sin duda la apuesta más arriesgada de entre todas las tendencias que comparto en este post y que un cambio del calibre que muy probablemente se avecina, requerirá bastante más tiempo para consolidarse que un año. Pero es indudable que el modo en que nos organizamos como sociedad, incluso en las democracias más avanzadas, se está quedando obsoleto rápidamente. Las votaciones mediante papeletas cada varios años resultan completamente anacrónicas y el desarrollo de la e-democracia es sólo cuestión de tiempo.

En este aspecto también hay muchos intereses encontrados porque quienes deberían ser los responsables de su impulso son a su vez quienes más tienen que perder con su implantación.

Y tu, ¿qué opinas?, ¿estás de acuerdo?, ¿no?. ¿Te atreves a aportar tus tendencias para 2015 en el ámbito tecnológico?. Estamos deseando leerte en los comentarios.

6 Comentarios

  • Sebastian

    Muy bueno. Qué opinás de qlink.it? Saludos.

    • Luis Hernández

      Muchas gracias por tu comentario Sebastián.
      qlink.it me parece un servicio muy interesante para el envío de información confidencial. No obstante carece de algunas características que impide que sea verdaderamente útil en muchas circunstancias. Entre otras, el emisor no puede saber si el mensaje llegó al receptor, el receptor no puede leer el mensaje si éste ha sido interceptado por terceros y el receptor no puede estar seguro acerca de la identidad del emisor.
      Sigue siendo un servicio extraordinario y muy interesante para aplicaciones concretas. Además estoy convencido que este tipo de servicios tienen un futuro muy prometedor.
      Saludos!! 🙂

  • nctrx3

    Interesantísimo artículo luis.
    Seguimos aprendiendo de vos…
    Pasados, presente y futuros….
    Feliz año sin líos!!

    • Luis Hernández

      Es un placer!!!. Muy feliz año 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: