25 razones por las que Google puede penalizar tu web

A nadie se le escapa que Google es a día de hoy la principal fuente de visitas para la mayoría de sitios web. Estar bien posicionado en el buscador es esencial para tener alguna oportunidad de competir en Internet.

El SEO (Search Engine Optimization), se ha convertido en una auténtico arte mediante el cual se trata de mejorar las posibilidades de aparecer en la primeras posiciones de los resultados de unas búsquedas determinadas. Sin embargo, a menudo se basa en técnicas que pueden quedarse rápidamente obsoletas e incluso ser contraproducentes consiguiendo el efecto contrario al que se pretende.

Y es que los algoritmos que permiten a Google decidir la posición de cada sitio web, están en permanente revisión, siempre con el objetivo de ofrecer a los usuarios del buscador los resultados más relevantes evitando a toda costa el SPAM.

Por supuesto, los detalles de estos algoritmos son secretos, ya que suponen en buena medida la base del negocio de Google. Pero de vez en cuando sus responsables ofrecen algunas pistas, sobre todo en forma de recomendaciones, para conseguir un posicionamiento óptimo de acuerdo a la relevancia de la información que ofrecemos en nuestras webs.

Además se cuentan por miles quienes intentan desentrañar los detalles que rigen el funcionamiento del buscador, ya que una pequeña ventaja bien puede traducirse en una importante diferencia económica, al menos durante un tiempo.

Así es como se han llegado a conocer un buen puñado de razones por las que Google puede penalizar tu web y, como veremos, muchas de ellas son el resultado de castigar acciones que en su día funcionaron para manipular el ranking de posicionamiento.

1. Comprar enlaces.

Los enlaces desde otras webs son en general beneficiosos para el posicionamiento siempre y cuando cumplan una serie de características. Esas otras webs deben tener una buena reputación y estar a su vez bien posicionadas. La calidad cuenta más que la calidad. Además los enlaces deben crecer de manera natural, es decir, poco a poco ya que de lo contrario pueden dar pistas al algoritmo de que esos enlaces pueden haber sido comprados.

2. Exceso de intercambio de enlaces.

Un número excesivo de enlaces recíprocos puede también ser interpretado como un intento de manipular el posicionamiento. Por supuesto, la cantidad a partir de la cual esto sucede no es un dato conocido. De modo que, esta técnica que aun sigue siendo bastante popular, puede meterte justo donde no quieres estar.

3. Contenido plagiado.

La originalidad del contenido es un aspecto esencial en la calidad de la información que ofrece un sitio web. Si has comprado un buen montón de artículos a un precio ridículamente bajo para atraer lectores a tu web, puedes estar cometiendo un grave error. Al mismo tiempo debes asegurarte de establecer los mecanismos adecuados por los que Google pueda atribuirte tu trabajo original y no a quien trate de copiártelo.

4. Contenido duplicado.

Muy similar al caso anterior pero con la sutil diferencia de que en este caso se trata de contenido idéntico o muy similar dentro de un mismo sitio web. Diferentes páginas, misma información.

5. Excesiva utilización de etiquetas <h1> y <h2>.

Aunque estas etiquetas ayudan a Google a establecer cual es el contenido principal, abusar de estas etiquetas puede ser interpretado como un intento de manipulación de las palabras clave por las que será indexado tu artñiculo o web.

6. Enlaces rotos.

Enlazar a sitios web que han dejado de existir o que han cambiado de dirección disminuye la calidad de la información que ofreces, por lo que es también penalizado.

7. Excesiva densidad de palabras clave.

Utilizar y repetir una serie de términos relacionados con la información que ofrecemos es normal. Normal hasta cierto punto, ya que si resulta exagerado podría de nuevo ser interpretado como un intento de manipulación. Existen multitud de reglas para tratar de mantenerse en unos márgenes seguros, pero lo cierto que son puramente especulativos, aunque basados en el sentido común y una cierta cantidad de datos empíricos.

8. Carecer de XML Sitemap.

El sitemap o mapa del sitio, es un documento en formato XML que sirve de ayuda a Google para “escanear” todo el contenido de una web. Asegúrate de contar con uno actualizado y de enviárselo a Google a través de sus herramientas para webmasters.

9. Contenido oculto.

Esta fué en su día una táctica muy popular de optimización. Se trataba de escribir texto ilegiblemente pequeño, con nulo contraste o directamente invisible, repleto de palabras clave para posicionar. Hoy día esto es garantía de severa penalización.

10. Enlaces ocultos.

Muy similar al punto anterior. Los enlaces siempre han ayudado a Google a decidir la relevancia de las distintas webs, y por ello se ha abusado de ellos para tratar de elevar artificialmente el posicionamiento. Si tienes enlaces ocultos, harías muy bien en eliminarlos.

11. Sobreutilización de los textos de enlace.

Los textos que forman parte de un enlace, también los inmediatamente anteriores y posteriores, ayudan a Google a clasificar la temática del propio enlace y por tanto han sido y son potenciales palabras clave. Pero si abusamos y “se nos ve el plumero”, una vez más jugarán en nuestra contra.

12. Servidor o sitio web no dsiponibles frecuentemente.

Si nuestra web no está disponible a menudo debido a motivos técnicos como fallos del servidor o de la programación interna de nuestra web, pronto Google dejará de enviarnos visitas.

13. Velocidad de carga lenta.

Si nuestra web es lenta en cargar (más que unos pocos segundos), también será penalizada en alguna medida. Una web ligera y bien optimizada en un servidor de calidad, es la mejor garantía para ofrecer una elevada velocidad de descarga.

14. Exceso de optimización.

Si llevas la optimización al extremo y sigues a rajatabla todas las normas también serás sospechoso. Si, conviene relajarse y concentrarse en lo que realmente aporta valor a tu web: la calidad de la información que ofreces y un reconocimiento apropiado en los medios de comunicación online como redes sociales, y blogs.

15. Redes de Blogs.

Las redes de blogs o blogs interconectados entre sí, fueron un recurso muy popular para ganar tráfico y posicionamiento, pero hoy día se penaliza su utilización.

16. Web no adaptada a dispositivos móviles.

Esto no es nuevo, pero Google a avisado recientemente de que va a castigar con mayor intensidad este tipo de carencia a partir del mes que viene (abril 2015). Y no es de extrañar, puesto que el acceso a Internet, y por tanto a las webs, está pasando rápidamente a realizarse mayoritariamente a través de este tipo de dispositivos. Una adecuada optimización mediante un diseño exprofeso para móviles o bien responsive, es ya una necesidad.

17. Contenido hackeado.

Si tu web ha sido hackeada será retirada tan pronto esto haya sido detectado, de los resultados de búsqueda. En este caso lo mejor es recuperar cuanto antes el contenido original y reforzar cualquier agujero de seguridad para que no vuelva a ocurrir de nuevo. Esto a veces no es fácil de detectar puesto que los hackers pueden haber inyectado código en tu web sin que sea necesariamente evidente a simple vista.

18. Haber sido denunciado como web de contenido SPAM.

Google ha puesto a disposición de los internautas un formulario desde donde denunciar fácilmente webs con un contenido de tipo spam. Aunque debieran revisarse manualmente, tu web puede haber sido denunciada malintencionadamente o bien porque realmente tenga esta consideración.

19. Bloqueo excesivo al rastreador mediante robots.txt

El archivo robots.txt se utiliza para indicar a los crawlers o rastreadores de webs, que páginas no deben ser indexadas por ellos. Por supuesto existen bastantes buenos motivos para hacer esto con determinados contenidos o páginas sensibles, pero a Google no le gusta que le bloqueen demasiado el acceso. Utiliza este recurso con cautela.

20. Contenido estático.

Una web cuyos contenidos no se actualicen regularmente irá languideciendo poco a poco hasta dejar de ser relevante. Hoy día, una de las principales estrategias de marketing en Internet es el denominado “marketing de contenidos“. Es decir, ofrecer información interesante de manera regular que pueda compartirse fácilmente a través de las diferentes redes sociales.

21. Landing-pages.

Google está luchando cada vez con mayor intensidad contra este tipo de webs que, consistiendo en una sola página, tratan de atraer el mayor tráfico posible relacionado con un sólo término de búsqueda. Algunas empresas utilizan un gran número de páginas de este tipo, para redireccionar posteriormente a los usuarios que lleguen a ellas, a una web determinada.

22. Demasiados enlaces a otras páginas.

Enlazar a sitios de calidad es siempre bueno, pero si el número y la distribución de los enlaces no sigue un patrón natural, puede ser interpretado como un indicio de intercambio de enlaces (no necesariamente mutuos) para mejorar el SEO de otras webs.

23. Muy pocos enlaces a otras páginas.

Es importante dotar de credibilidad a nuestro contenido enlazando a otras webs, con buena reputación, que ofrezcan información complementaria. De no hacerlo, o si lo hacemos muy poco, también seremos sancionados en alguna medida por ello.

24. Enlaces maliciosos hacia tu web.

Este es quizá la más injusta de las penalizaciones. Un competidor sin escrúpulos puede organizar una campaña de enlaces maliciosos hacia tu web de modo que sea interpretado por Google como un intento de elevar artificialmente el posicionamiento consiguiendo, de facto, todo lo contrario.

25. Contenido de baja calidad.

Artículos con faltas ortográficas o gramaticales, o bien excesivamente breves pueden ser catalogados como de baja calidad y por tanto de escaso interés para los potenciales lectores que buscan información en Google.

Conclusiones.

Como habrás podido comprobar, tener un SEO perfecto es prácticamente imposible. Mejorarlo es algo que supone necesariamente mucho trabajo y no menos tiempo. No existen recetas mágicas, ni expertos que puedan garantizarte un rápido posicionamiento. Bueno, poder pueden, pero a buen seguro te estarán engañando, y el pan para hoy puede convertirse fácilmente en hambre para mañana.

Lo más sensato es concentrarse en no cometer errores de bulto, dedicar los mayores esfuerzos a ofrecer contenidos de calidad de manera periódica y facilitar que estos sean compartidos en redes sociales y otros medios de comunicación online. Y por supuesto, mucha, mucha paciencia.

¿Conoces alguna otra razón por la que Google pueda penalizar el posicionamiento de tu web?. Si es así no dudes en compartirla en nuestro hilo de comentarios.

1 Comentario

  • socialetic

    EL clonado externo tampoco nos ayudará. Salu2, David

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: